COACHING para AUTOMOTIVACIÓN Y MOTIVACIÓN de EQUIPOS

Comprueba tu exigencia

Cuando era pequeña escuché en muchas ocasiones a mi padre decir la expresión “Las cosas bien hechas bien parecen”. No sé si será por ello u otras circunstancias pero siempre he querido hacer las cosas perfectas. Pero ¿es bueno ser tan auto-exigente?  Si has ido a una entrevista con un seleccionador y ante la pregunta ¿Algún defecto que tengas has respondido aquello tan manido de “busco hacer todo perfecto”?  Pues menos mal que me ha costado años, pero mi etapa de exigencia está pasando y ahora soy más excelente.

¿Qué cómo me he dado cuenta?  Pues te pongo un ejemplo. Imagínate que preparo un PowerPoint. Cada párrafo lleva su punto y aparte, pero hay uno en el que no lo he incluido. La “anterior” Concha estaría fijando su vista en el fallo y “fustigándose” un poco por ello.  Pero, ¿Realmente es tan importante ese minúsculo circulito?  ¿La audiencia reparará y dará importancia a esa  carencia?   La “nueva” Concha se ha relajado, aunque no es algo que haya conseguido de un día para otro.

Siguiendo la programación de motiv A R T E para el 2018, aquí comienza la distinción del mes de febrero “Exigencia vs. excelencia”.

exigencia excelencia

Las personas exigentes nunca están contentas, les gustan las cosas perfectas y nunca creen que están lo suficientemente bien hechas. Confunden lo que soy con lo que hago. Quieren complacer a los demás. Esto genera ansiedad, miedo, culpabilidad, dudas y sufrimiento. Los errores se viven como fracasos y su visión es que siempre se pueden hacer las cosas mucho mejor. Solo ven lo que les falta y no lo que tienen. ¿Recuerdas el post del punto negro?

Por otro lado “estamos” los excelentes   (ya sabéis lo del empoderamiento del lenguaje)  : ))  Desde este lado todo se ve diferente. La excelencia se centra en el viaje, no en la meta. Los errores son oportunidades de aprendizajes continuos que hacen que podamos seguir evolucionando. Arriesgamos más, se buscan alternativas incrementando la creatividad y cualquier sugerencia es bien recibida.

¿Quieres hacer un pequeño test? Anota las expresiones que coinciden más con tu forma de pensar. Al final de la entrada verás si eres más exigente o excelente.

  1. Si realmente quiero lograr la excelencia, debo ser exigente
  2. Voy a hacer todo lo que está en mi mano
  3. Las cosas siempre se pueden hacer mejor, los logros nunca son suficientemente buenos
  4. Me encanta hacer todas mis tareas excelentemente para complacer a mis superiores
  5. Las cosas no hay que hacerlas de la mejor manera posible, busco la perfección
  6. Si algo sale mal, no soy yo, es una parte de mi hacer que se puede mejorar

 

Y ahora motiv A R T E

¿Con cuál de los dos perfiles te sientes más identificado?

¿Crees que eso te abre o cierra oportunidades?

¿Qué te podrías plantear cambiar?

¿Qué y cuándo comenzarás?

SOLUCIONES:  EXIGENTES    1, 3, 4 y 5   EXCELENTES   2 y 6

 

Lola pie de blog motivARTE

Vídeo El Gran Secreto de Lola

¿Te apetece ver un video sobre “píldoras de coaching”?

Twitter

Foto: Concha Zancada

Coaching Ejecutivo, Sistémico y de Equipos – Certificada en Metodología CORAOPS

Socia Colaboradora PLACED (Plataforma Coaching Educativo)

Anuncios

Comentarios en: "Comprueba tu exigencia" (7)

  1. […] ese es el problema. Surge el miedo y si nos sale la vena exigente y vivimos el error como un fracaso ya lo tenemos todo […]

    Me gusta

  2. José Carlos Mena dijo:

    Buen post amiga Concha. Esas exigencias que nos ponemos como objetivo. ¿reales? ¿plausibles? Me ha gustado mucho. Un abrazo y feliz día

    Me gusta

  3. La exigencia es insaciable y nos provoca presión y ansiedad. Pero está bien vista. De hecho cuando hablamos de cualidades personales a menudo mencionamos su capacidad de exigencia. Y es ese afán de competición que esta sociedad nos “exige”. Si en el trabajo cometes un error y dices, lo he hecho lo mejor que he sabido o podido, y he aprendido de mis errores, no te dan una palmada en la espada.
    Ser excelente da mucha calma y satisfacción pero es ir contracorriente.
    No por eso vamos a dejar de hacerlo, esta es una revolución más!!!
    Gracias Concha por provocar la reflexión.

    Me gusta

    • Hola Isabel.
      Es cierto lo que comentas sobre el tema de los errores. Ya he escrito algún post sobre ello, pero me das pie para volverlo a retomar en otra ocasión.
      En el cuento El Gran Secreto de Lola también hay aprendizaje sobre ese aspecto ; )
      Gracias por tu participación !!

      Me gusta

  4. Hola Concha
    Pues completamente de acuerdo… si nos seguimos exigiendo la perfección cuando todo lo que nos rodea suele fallar más que una escopeta de feria acabaremos de los nervios…¿será la edad?
    Gracias por tus posts

    Me gusta

    • Hola Rarezas
      Hay que relajarse y disfrutar del camino, tengamos la edad que tengamos. Los dígitos del DNI son únicamente eso, números ; )
      Gracias por ser tan fiel en tus participaciones quincenales

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: